El papá también es importante

El rol del papá en la infancia es tan importante como el rol de la mamá, es un mito que la mamá lo es todo pero ha ido cambiando a través de los años, ahora los papas también participan en la crianza del niño. En algunos países el papá es el que se queda cuidando al bebe en el tiempo de lactancia.
Para el niño al igual lo que haga el padre va a ser de tanto valor como el de su madre, esta buena relación le va ayudar al niño a ser emocionalmente más seguro cuando llegue a la adolescencia o adultez.

Los juegos de los papas por lo general son más fuertes que el de la mamá. Cuando existe una ausencia paterna, en algunos casos en el niño va a tener menos confianza para desarrollarse con mayor seguridad en los juegos de sus compañeros.

Cuando el papá se involucra en la crianza se desarrolla entre ambos un vínculo más estrecho y fuerte, el cual favorece las emociones positivas en el niño y el sentido de aceptación a una mayor confianza que se expresa como una mejor relación entre ellos, generando en el niño una seguridad y confianza en su vida adulta. Este vínculo afectivo va a crear un “sello emocional para la vida futura”.

Actualmente los papas empiezan a tomar un mayor rol participativo, se involucran desde que el infante está en el vientre, desde ese momento inicia el vínculo con su vos y las caricias que le proporciona al vientre de la mamá. “El rol de un padre es tan importante en la vida del niño, como el de la madre”. Un buen papá es tan necesario como una buena mamá, por esta razón es importante fomentar una participación más activa de los padres en la formación y estimulación del niño.